Saltar al contenido

Buñuelos como los de mi abuela

Después de la resaca del Halloween más terrorífico, nada sienta mejor que unos suculentos buñuelos, pero unos buñuelos caseros, fritos en aceite, recubiertos de azúcar, rellenos de todo tipo de ingredientes, tanto dulces como salados, de esos que con tanta maña y buen tino hacían nuestras abuelas, ¿no sería maravilloso recordar ese delicioso sabor de antaño? En Bendita Locura vamos a darte la mejor receta que podemos conseguir, la de la abuela con el toque de autor que solo un maestro pastelero como José Fernández -dueño de la pastelería Nunos (C/Narváez 63)- sería capaz de dar. Porque como dice él mismo: «hacer buñuelos es fácil, todo el mundo puede hacerlos con un poco de esfuerzo».

BUÑUELOS CLÁSICOS (500 gr):

250 gr de leche

150 gr mantequilla

300 gr harina

9 huevos

Aceite de oliva suave o de girasol

Calentar la mantequilla en un cazo a fuego suave hasta que se funda. Cuando esté fundida incorporar la leche y remover. Añadir los 300 gramos de harina hasta conseguir una masa sin grumos. Pasar la mezcla a un bol y, con ayuda de unas varillas o una batidora, incorporar poco a poco los 9 huevos hasta que la masa resultante tenga una textura lisa y elástica. Introducir la masa en una manga pastelera con boquilla e ir haciendo bolas de tamaños similares para posteriormente freírlas en aceite hirviendo. Al contacto con el aceite el buñuelo se hinchará dejando una oquedad en su interior que se puede rellenar de nata montada, chocolate, crema pastelera, sobrasada, bacalao o cualquier relleno -dulce o salado- que se quiera.

Buñuelos de distintos sabores y rellenos de la Pastelería Nunos
Buñuelos de distintos sabores y rellenos de la Pastelería Nunos

Comer buñuelos el día de Todos los Santos es una costumbre española que data del siglo XVII. En esa época se tenía la firme creencia de que por cada buñuelo que se comiera, se salvaba un alma del purgatorio. Así que ya sabes…¡A comer buñuelos sin remordimientos! Todo sea por salvar a los pobres condenados del Fuego Eterno.